La normativa elimina la exigencia de aportar un mínimo de 3.000 euros para crear una SRL y obligará a usar la factura electrónica. Ya está en vigor.

Crear una empresa será más fácil, rápido y barato. La Ley de Creación y Crecimiento de Empresas, más conocida como Ley Crea y Crece, acaba de entrar en vigor (19 de octubre de 2022) e introduce importantes cambios en los procesos y requisitos para montar un negocio en España.

La normativa es una de las reformas más importantes del Plan de Recuperación para reforzar y dinamizar el tejido productivo, ya que facilita la creación de nuevas empresas e impulsa su crecimiento al reducir los obstáculos regulatorios o financieros.

En realidad, ha sido concebida para dar carpetazo a la burocracia y buscar la eficacia con el fin de que emprender no se convierta en una pesadilla por culpa de la Administración ni en una carrera de obstáculos, sino en un camino corto, sencillo, más digital y telemático.

Estos son los principales aspectos de nueva ley:

Menos costes

Las empresas deberán utilizar la factura electrónica en todas sus operaciones

La Ley “Crea y Crece” facilita la creación de una empresa, al reducir el coste económico y simplificar los trámites para su constitución. Con este objetivo, introduce la posibilidad de constituir una Sociedad de Responsabilidad Limitada con un capital social de 1 euro, frente al mínimo legal de 3.000 euros establecido hasta el momento, permitiendo a las empresas utilizar estos recursos en usos alternativo y facilitando la creación de nuevos negocios. 

De esta forma, España se alinea con gran parte de los países de nuestro entorno y cultura occidental, tal y como detalla la propia ley: “En la mayoría de los países no se requiere un importe mínimo de capital para crear una sociedad de responsabilidad limitada, entre ellos Estados Unidos, Japón, China, Canadá, India, México, Rusia, Sudáfrica o Reino Unido. Tampoco en diez de los veintisiete Estados miembros de la UE, entre ellos, Irlanda y Holanda, y otros países con una tradición latina más similar a la española como Francia, Portugal e Italia”.

Y menos plazos

Se agilizan los trámites y condiciones para constituir una Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL). Asimismo, se facilita la constitución telemática de empresas a través de la ventanilla única del Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE), lo que garantiza una reducción en los plazos para su creación y de los costes notariales y registrales. Los tiempos se reducen y crear una empresa no tardará más de diez días. 

La factura electrónica, innegociable

La norma generaliza el uso de la factura electrónica. Será necesaria en operaciones entre empresas y profesionales -también afectará a los autónomos- por lo que introducirla en los negocios pasará de ser una opción a ser una necesidad. La ley impulsa su uso por dos motivos, como medida de digitalización empresarial y como un mecanismo de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. 

Así, en un plazo de entre uno y dos años todos los empresarios y profesionales deberán expedir, remitir y recibir facturas electrónicas en sus relaciones comerciales con otros empresarios y profesionales. “El destinatario y el emisor de las facturas electrónicas deberán proporcionar información sobre el estado de dichas facturas”, reza la norma. 

En este caso la ley será flexible y para facilitar su implantación dará algo de tiempo, lo que se denominan períodos transitorios. Asimismo, tanto empresas como autónomos pueden acceder, por ejemplo, al paquete de ayudas procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia impulsado por el Gobierno.  Es el conocido como  Kit Digital.

En el desarrollo de estos programas que ayudan a las pymes a implantar los procesos de digitalización en su día a día, en Álvarez Real podemos ayudarte y, con la entrada en vigor de la Ley Crea y Crece, la cuenta atrás ha comenzado para todo el sector empresarial, para los grandes y también para los pequeños negocios.

Respecto a la lucha contra la morosidad comercial

La normativa contempla el período medio de pago como criterio de valoración para el acceso a subvenciones y contratación pública. Se trata con ello de incentivar al empresario para que cumpla con sus obligaciones de pago en tiempo.

Las empresas que no cumplan los plazos de pago establecidos en la Ley de Morosidad (Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales) no podrán acceder a una subvención pública o ser entidad colaboradora en su gestión.

Se amplía el catálogo de actividades económicas exentas de licencia 

Incorporándose al listado estatal las actividades que se hayan considerado inocuas por al menos una comunidad autónoma.

Se flexibilizan los mecanismos de financiación alternativa

Como el crowdfunding, la inversión colectiva y el capital riesgo para potenciar los instrumentos de financiación del crecimiento empresarial.

Se amplían las figuras reconocidas para fondos cerrados, incluyendo estructuras de amplia trayectoria en otros países de nuestro entorno. Se trata de fondos de deuda que puedan invertir en préstamos, facturas o efectos comerciales, contribuyendo y mejorando la financiación empresarial de compañías que hayan visto deteriorada su estructura financiera como consecuencia de la pandemia.

¿Cuándo entra en vigor?

La Ley Crea y Crece está en vigor desde el 19 de octubre, a los 20 días de su publicación en el BOE (el pasado 29 de septiembre de 2022) pero hay dos excepciones: 

  • El capítulo V de la norma, relativo al régimen jurídico de las plataformas de financiación participativa, entrará en vigor a partir del 10 de noviembre de 2022.
  • La facturación electrónica (artículo 12). Aquí hay dos períodos:

La medida comenzará a aplicarse en un año para empresas y profesionales cuya facturación anual sea superior a los 8 millones de euros al año, 

Y en dos años para facturaciones inferiores a los 8 millones de euros.

Dejar una Respuesta